Zoo de Vendedores. Jaula 1

EL MONO

Suelo decir que cuando hago procesos de selección de vendedores o cuando hago visitas entrenando a los mismos que me suelo encontrar con una fauna de lo más variopinta. Y nada, que me he decidido a contarlo y así darle algo de vidilla a un blog el mío, que estaba muerto.

A el mono lo he encontrado hace poco: un tipo que no para quieto en ninguna empresa, todo el día saltando de rama en rama a un ritmo frenético. Aquí va su historia a partir de su currículum porque entrevistarlo lo cierto es que no lo he hecho ni lo haré:

EAR, varón, 44 años, residente en Pamplona, licenciado en economía. Para él el trabajo debe ser como una condena, un incomprendido por sus jefes sin duda. Su especialidad: ninguna. Por puestos: ha sido gestor en punto de venta, operario de producción, charcutero, reponedor, mozo de almacén, dependiente, comercial, verificador de piezas, jefe de equipo, director comercial,… y todo ello sin evolucionar, es decir, por ejemplo,  en un momento determinado fue director comercial y tres años más tarde ha sido reponedor. ¿Sectores?, todos: alimentación, plásticos, mueble, textil, logística, electrodomésticos, asesoría, telecomunicaciones, automoción, energías renovables,… En total 23 trabajos desde el año 2007 hasta hoy. Repito 23 en otras tantas empresas diferentes en 11 años. Para terminar su rosario curricular remata diciendo que es locutor de radio, crítico de cine y que hace trabajos esporádicos como periodista deportivo porque de fútbol –presume-sabe un rato.

¿Quién da más?…

Consejos para educar al mono:

– No pongas nunca en un currículum todo lo que has hecho, focaliza el tiro, ya tienes una edad para andar dando tantos tumbos de aquí para allá, así no te va a contratar nadie con dos dedos de frente.

– Si redactas un cv pon tus trabajos más relevantes y que tengan que ver con el puesto al que quieres acceder y que se vea una evolución, un crecimiento profesional. Expláyate en ellos describiendo tus hitos y tus logros más que tus funciones (todo el mundo sabe lo que hace un comercial o un administrativo).

– Si no tienes mucho que contar capta la atención brevemente y deja lo demás para la entrevista.

– Pones tu foto con una media sonrisa –muy guapete no eres por cierto- pero apareces con una camiseta. Si quieres ser reponedor -ya lo has sido querido EAG en dos o tres trabajos tuyos-, no pasa nada; pero si quieres transmitir una imagen de seriedad y de tipo interesante ¡ponte una camisa con cuellos por Dios!

Hasta aquí, nos vemos pronto en la próxima jaula.

By | 2019-01-31T06:52:15+00:00 enero 24th, 2019|Sin categoría|1 Comentario

Un comentario

  1. Cristóbal Jiménez Calvo 25 enero, 2019 at 5:47 pm - Reply

    Hace no mucho fui un “mono”, pero gracias a profesionales como tú, creo que lo soy menos, por cierto un acierto de los monos (sin dobles sentidos) es no soltar una rama hasta tener la otra bien cogida, evitando así la fatal caída. Estaré pendiente de cuál va a ser el siguiente animal del zoo. Me has hecho recordar algo que se dice en Corella, haciendo alusión al primate que mencionas, y dice así: Para todo valgo, para nada sirvo….Un abrazo amigo mío.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.ACEPTAR

Aviso de cookies